Aunque cuenta con carriles exclusivos, la Ecovía no queda fuera del problema de los baches que afectan a toda la Zona Metropolitana de Monterrey.

Los choferes de la Ecovía tienen que esquivar los hoyos que se registran en el pavimento en la avenida Ruiz Cortines a la altura del puente Rube.

Y es quien mientras los carriles exclusivos están construido con concreto hidráulico, en esta parte están hechos de asfalto.

En el carril hacia el oriente se encuentra un pozo que sale al paso poco antes de iniciar la joroba y en medio hay otros dos baches.

Uno más se encuentra en el carril contrario, mientras que se pueden observar hundimientos y desniveles.