El mes de julio fue un mes lleno de violencia en Nuevo León, al registrarse un total de 64 homicidios, según reportes periodísticos.

Esta cifra representa un aumento del 73 por ciento con respecto al anterior mes, en el que hubo 37 asesinatos, índice que fue considerado por las autoridades estatales como uno de los más bajos de los últimos tiempos.

Entre los homicidios de julio que más llamaron la atención se encuentra el de la menor Ana Lizbeth Polina, ocurrido en la colonia Vistas del Río del municipio de Juárez.

Además se presentaron varios casos de ejecuciones, relacionados con integrantes del crimen organizado y con el cobro de piso a negocios.