La crisis de violencia que se ha agudizado en los últimos días en Nuevo León tardará en resolverse y costará más derramamiento de sangre, aceptó Aldo Fasci, Secretario de Seguridad Pública de la entidad.

“Nos vamos a tardar un ratito, va costar más sangre hay que advertirles a los delincuentes pero lo vamos a arreglar”, declaró al respecto el funcionario federal al término de una reunión de mandos de seguridad.

Además de lo anterior, Fasci señaló que a los delincuentes no les gustaron los cambios de mandos, sobre todo en el caso del municipio de San Pedro, en donde se han elevado los hechos de violencia, aunado a amenazas y agresiones contra elementos de ese municipio.

El secretario aseguró que aproximadamente el 80 por ciento de incidentes violentos son obra de un grupo de la delincuencia organizada, el cual está teniendo una serie de reacomodos por muertes de líderes.