Las iglesias cristianas han sido objetivo de ataques de extremistas musulmanes en Indonesia en múltiples ocasiones. Ante esta situación se formó el cuerpo antiterrorista Densus 88, quienes han logrado la detención de 64 sospechosos en los últimos meses en varias provincias, 19 en Makassar.

El día domingo 28 después de terminar la misa del llamado “Domingo de ramos”. El portavoz policíaco oficial del caso, Argo Yuwono indicó que dos personas que conducían una motocicleta se acercaron a la Catedral de Makassar con la intención de provocar una explosión que dejó heridos por lo menos a 20 personas.

“Dos personas circulaban a bordo de una motocicleta, cuando se produjo la explosión en el portal de la iglesia, intentaban ingresar en ella. La moto quedó destruida. Seguimos recogiendo los restos y estamos intentando identificar el sexo de los responsables.”

El sacerdote Wilhelmus Tulak se encontraba oficiando misa cuando el hecho ocurrió, declaró que el evento se registró alrededor de las 10:30 de la mañana al terminar el servicio religioso que da inicio a la Semana Santa católica.

Finalmente, el presidente de Indonesia Joko Widodo, calificó el acto como terrorista y señaló mediante un comunicado que “El terrorismo es un delito de lesa humanidad. Hago un llamado a todos para luchar contra el terrorismo y el radicalismo, que son contrarios a los valores religiosos”.