La mañana del jueves 1 de abril se detectó una irregularidad en una bodega abandonada en el municipio de Santa Catarina en el estado de Nuevo León, esta anormalidad se trata de una toma clandestina de hidrocarburo.

Elementos del Ejército Mexicano, de la Guardia Nacional y de Seguridad Física de Pemex acudieron al lugar para iniciar un cateo y la clausura de este lugar. Al arribar, registraron también un túnel que conectaba a la bodega, aunque hasta el momento no hay indicios de su conexión.

La Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la FGR realizó la investigación de este terreno baldío ubicado en la parte posterior de una bodega en el parque industrial que se encuentra 100 metros al sur de la carretera libre a Saltillo.

Por su parte, especialistas e ingenieros de Seguridad Física de PEMEX vaciaron las mangueras encontradas para eliminar los riesgos que se pudiesen presentar y así poder continuar con la revisión del lugar.

Finalmente, fuentes policiacas reportaron que no se han encontrado a las personas involucradas, señalaron que en el lugar tampoco se encontraban automóviles, aunque estiman que una vez abierta la bodega se encuentren elementos que ayuden a la investigación.