En los comicios realizados el pasado domingo primero de julio, donde además de la Presidencia de México, representantes legislativos locales y nacionales, los electores debían elegir el próximo Presidente Municipal de Monterrey.

En esta elección la inmensa mayoría de los votantes rehusaron apoyar otro periodo de gobierno de Adrián de la Garza, quien estaba buscando la continuidad de su proyecto de municipio.

Siete de cada 10 personas que participaron en el sufragio, votaron por las distintas opciones que presentaba esta elección, resultando como ganador Felipe de Jesús Cantú.

Uno de los factores que afectaron la reelección de Adrián de la Garza, fue un fenómeno que se manifestó a nivel nacional con el partido que abanderaba al candidato.

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) tuvo en estos comicios el peor resultado histórico de votos favorables y mucho de esto se debe a las malas políticas implementadas por sus dirigentes.

Sumado a esto, los regios calificaron la gestión de Adrián de la Garza como regular y esta calificación se tradujo en las urnas, donde el 70 por ciento de los sufragantes votaron contra el PRI y Adrián de la Garza.