El pasado 29 de julio, un niño de seis años que se encontraba en su casa en Escobedo, por accidente metió la mano en la lavadora, por lo que sufrió la imputación de la extremidad.

Ante tal situación, socorristas de la Cruz Roja que llegaron a atender al lesionado, recuperaron el brazo y lo colocaron en hielo.

Ayer se informó que luego de una cirugía de 10 horas donde participó un equipo médico multidisciplinario, lograron reimplantarle el brazo al menor identificado como Abraham.

La operación tuvo lugar en el Hospital de Traumatología y Ortopedia No. 21 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

De acuerdo con un comunicado emitido por el IMSS, el menor es vigilado de forma permanente para cumplir “estrictamente el tratamiento postoperatorio y atender eventualidades de manera oportuna”.

Por lo pronto, el niño se encuentra en el área de cuidados intensivos en espera de una evolución positiva aunque el IMSS informó que no hay pronóstico del tiempo que debe de transcurrir para descartar que el cuerpo del pequeño rechace el reimplante.