El exgobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina, libró acusación por los delitos de peculado y contra el patrimonio del Estado dentro del proceso del caso Kia, luego que un juez de control dictara un auto de no vinculación este martes 14 de agosto.

El juzgador resolvió de nuevo la situación jurídica del priista por un amparo que le fue concedido en el Juzgado Quinto de Distrito y ratificado por un Tribunal Colegiado federal, de acuerdo con información publicada en el diario El Norte.

Entre tanto, su exprocurador y alcalde saliente, Adrián de la Garza, se niega a soltar el municipio y reconocer su derrota tras medirse en elecciones frente al panista Felipe de Jesús Cantú el pasado 1 de julio.

A pesar de haber afirmado con anterioridad que respetaría la opinión de los regiomontanos expresada en las urnas de votación, Adrián de la Garza insiste en impugnar los resultados alegando irregularidades que según él no han sido resueltas.

En cuanto a Medina, todavía le queda un proceso por el uso de un helicóptero, pero el amigo de Adrián de la Garza ya ganó un amparo contra la vinculación a proceso que ya está en revisión en un tribunal colegiado federal.